0

LINDOR - Oro dulce

La experiencia LINDOR

Sostener un bombón Lindor en la mano produce una sensación indescriptible. Con los cinco sentidos puestos en el bombón, disfrutarás del olor del chocolate dulce cuando colocas la lámina en tu mano y la empiezas a abrir. A medida que vayas abriendo el envoltorio cuidadosamente, irá apareciendo un bombón de chocolate perfectamente esférico. Cuando la cojas con los dedos, comenzará a derretirse lentamente, ¡lo que indicará que tienes que comértelo rápidamente! Lo que experimentarás después de desenvolver un chocolate tan bellamente trabajado es puro oro dulce. Esta es la auténtica experiencia Lindor.

LINDT y OR

El primer bombón de chocolate Lindor fue creado hace más de 60 años. El Maestro Chocolatero de LINDT y sus compañeros estaban enfrascados en el diseño de suculentos manjares de chocolate y no tenían ni idea de que estaban a punto de descubrir algo tan especial y precioso como el «oro dulce» de chocolate. A pesar de que la palabra LINDT simboliza el chocolate de mejor calidad, se eligió Or –oro en francés– para bautizar el bello bombón de chocolate: Lindor.

Un verdadero tesoro

El nombre Lindor prometía oro puro y ¡así fue! No es de extrañar, ya que el chocolate era suave e irresistible. Nada más probarlo, ¡los suizos quisieron más! Prácticamente toda la población de Suiza celebró las navidades de 1949 con Lindor. Cuando acabaron las fiestas, todavía deseaban más... ¿Sólo se podía tomar Lindor en Navidad?

El lanzamiento del oro dulce

Corría el año 1949 y la vida cotidiana en Suiza se preparaba en ambiente festivo para la bulliciosa temporada navideña. Ahora que los Maestros Chocolateros de LINDT habían creado una nueva sensación que se deshacía en la boca –Lindor–, esta exquisitez de chocolate se hizo un hueco en las tiendas y en los corazones del pueblo suizo justo antes de la Navidad para hacer que la vida fuese un poco más dulce.

El rojo lustroso del bombón Lindor le daba un aspecto festivo, como el de un adorno navideño. Es por ello que era perfecta para las navidades y para que los hogares suizos se llenasen de alegría. Poco después de Año Nuevo, cuando Lindor desapareció de las tiendas, muchos amantes del chocolate comenzaron a echar de menos esta delicia de chocolate. Es más, los Maestros Chocolateros no estaban contentos con la situación. ¿Qué hacer para remediar la situación?

La solución dorada

Los Maestros Chocolateros de LINDT querían que los bombones Lindor fuesen un placer todos los meses del año, e hicieron maravillas para hacer realidad este sueño. Tomando como punto de partida el exquisito bombón, los Maestros se esforzaron por crear otras experiencias fundentes Lindor en otros formatos, tales como tabletas de chocolate, huevos de pascua y otras exquisiteces de chocolate. Como cabe imaginarse, estas nuevas creaciones basadas en la famosa receta se derretían completamente en la boca... Desde entonces, tanto los aficionados como los entendidos han podido disfrutar de su chocolate favorito durante todo el año y están de acuerdo en que Lindor es idóneo para cualquier estación. Haya nieve o brille el sol, Lindor resulta ideal para cualquier momento...