Educación para los niños, formación para los agricultores

Hoy en día el niño de catorce años Osman Mamutu disfruta mucho más del colegio que en el pasado. Y el agricultor de 29 años Bonsu Osai conseguió incrementar por cuatro su cosecha de cacao la temporada pasada. ¿Qué tiene que ver esto con el chocolate LINDT? Bastante.

El escolar Osman Mamutu solía sentir envidia de los chicos de su zona que asistían a un colegio privado. Tenían acceso a ordenadores y aprendían a utilizar innovadoras tecnologías de información y comunicación. Los padres de Osman Mamutu, agricultores de cacao, no se podían permitir mandar a su hijo a la escuela privada.

Access to a computer

Hoy en día nadie necesita unos privilegios especiales para tener acceso a un ordenador en Assin Fosu, la comunidad ghanesa en la que vive Osman: Gracias al conocido como Village Resource Centre (Centro de Recursos del Pueblo), creado por Lindt & Sprüngli, con la ayuda de su socio local Source Trust, Osman y los demás niños que acuden a esta escuela tienen además la oportunidad de utilizar ordenadores. Los Centros de Recursos del Pueblo son centros de formación equipados con ordenadores e impresoras, que se han creado gracias al Programa de Agricultura de Lindt & Sprüngli. Los Centros de Recursos del Pueblo se financian a través del extra precio que paga el chocolate LINDT por cada tonelada de cacao que compra en Ghana.

Estos centros se crean en los institutos rurales que no han tenido acceso a la informática hasta entonces. Las salas, creadas dentro de contenedores, están equipadas con ordenadores, conexión a Internet, impresoras, mesas y sillas. Los centros se utilizan durante el día por profesores y alumnos para las clases, pero también se usan en el tiempo libre. El director del instituto de Assin Fosu, Joseph Albert Appiah, recuerda los tiempos antes de que se crease el centro con la ayuda de nuestro socio local Source Trust: "La mayoría de los progenitores de nuestros alumnos son agricultores de cacao. Prácticamente nadie tiene un ordenador en propiedad, razón por la que nuestros alumnos no sabían utilizar un ordenador. Hoy en día, todos nuestros alumnos tienen acceso a un ordenador y les enseñamos Word, Excel y otros programas informáticos. Appiah está convencido de que “las nociones de informática serán un requisito importante en el futuro de estos escolares para acceder a un trabajo digno."

Puertas abiertas para los agricultores de cacao

Por las tardes y los fines de semana, los centros abren sus puertas para los agricultores de cacao. Se instalan módulos de formación en todos los ordenadores en Twi, el dialecto local. Videos individuales sirven para formar sobre temáticas variadas como el tratamiento correcto de las plantas de caco, la gestión de enfermedades, o la cuestión de cómo evitar la explotación laboral infantil en las plantaciones. Muchos de los agricultores de cacao son analfabetos y por tanto no tenían acceso a la educación en el pasado. Los módulos de formación audio-visuales consiguen cerrar un importante hueco: Enseñan a los agricultores contenidos que son capaces de entender e implementar directamente en su trabajo día a día.

Bonsu Osai es uno de los agricultores locales de cacao que utiliza regularmente dicha formación y afirma: "He podido implementar multitud de cosas que he aprendido a través de los videos. Como resultado, he logrado mejorar el rendimiento de mi cosecha el año pasado de 5 a 20 sacos." Un incremento por cuatro del rendimiento tras solo unas cuantas visitas al centro de formación. – ¡Vaya éxito! Hay multitud de historias como la de Bonsu Osai, y todas confirman el mismo hecho: El acceso a información y a formación especializada ayuda a los agricultores a mejorar la calidad del cacao y a mejorar el rendimiento de sus cosechas. Hasta finales del 2013, las contribuciones por tonelada de cacao adquirido han ayudado a financiar más de 20 Centros de Recursos del Pueblo.

Más información sobre el compromiso de Lindt & Sprüngli's con la sostenibilidad disponible en la página web de Lindt & Sprüngli en su sección de sostenibilidad.